ANNI ALBERS
Sus grandes maestros, los tejedores andinos
por Paulina Brugnoli y Soledad Hoces de la Guardia

Dedicated to my great teachers, the weavers of ancient Peru

Anni Albers, On Weaving (1965)
 

Anni Albers en sus publicaciones, tanto en los textos como en las imágenes de referencia, en numerosas ocasiones deja explícita la valoración de las tradiciones textiles andinas que originan un auténtico lenguaje textil, en el que se respeta el “idioma” del tejedor.

Two, Anni Albers, 1952

Estas observaciones contrastan con otros destacados referentes del arte textil, como los tapices del Gótico, Renacimiento o Barroco, producto de talleres que persistieron en Europa hasta el siglo XX y aún hoy, donde tejidos de gran formato se basan en cartones, obras de maestros de la pintura, en los que el artesano tejedor es un reproductor de la imagen. Este modo de concebir el tejido fue lo que a juicio de ella marcó esta práctica textil, relegándola por largo tiempo al espacio de las artes menores. Anni Albers comprendió que los andinos habían desarrollado en el tejido un soporte privilegiado para sus textos, que eran registro y medio de comunicación fundamental en su cultura y que, en este espacio, el textil siempre fue un Arte Mayor.

 

En Europa, en tanto, el arte textil había sido opacado por las tradicionales artes de la pintura y escultura. Esta nueva visión de Anni Albers otorgaba un giro de 180º en relación al sitio que hasta ese entonces había ocupado el textil. Crítica a esta tradición europea, Anni Albers identifica el potencial comunicacional neto del textil y se nutre del inmenso caudal de conocimiento y habilidades de los tejedores andinos para hacer del textil un campo representacional. Este camino iniciado ya en su etapa docente, se consolida al trasladarse a Estados Unidos, testimonio de ello son sus obras Monte Albán y Ancient Writing, ambas de 1936.

 

En la primera de ellas, Monte Albán, tejida en seda, lino y lana, Anni aplica su experiencia constructiva, tejiendo un soporte que estructura los contenidos que ella quiere expresar. La superficie de soporte define una zona central densa, enmarcada por dos laterales más livianas. La zona central está destinada al desarrollo de la representación, definiendo superficies delineadas por recorridos de trama suplementaria que van recreando perfiles escalerados que sugieren fluidamente diferentes niveles de una arquitectura fundida en el paisaje, consolidando en esta obra sus vivencias en la visita a ese lugar.

 

En Ancient Writing, sigue un método compositivo similar a Monte Albán para definir las grandes áreas del soporte. Percibimos aquí su decisión de dar lugar a un lenguaje estrictamente textil. Siempre inscritas en una retícula, a veces casi imperceptible, se destacan diferentes superficies rectangulares, que actúan como figuras contra el fondo, siendo particularizadas e identificadas por cambios texturales, direcciones y colores. Establece así lecturas de relaciones por oposición entre superficies disímiles.

Monte Alban, Anni Albers, 1936

Ancient Writing, Anni Albers, 1936

Estas exploraciones refuerzan su manera personal de comunicar en el textil que nos permiten establecer relaciones con modos registrados en textiles precolombinos. Para ejemplificar nos referiremos a la pieza Nº 205, del Museo Chileno de Arte Precolombino. Se trata de un textil ceremonial, asociado al Período Medio de las culturas precolombinas andinas Moche-Wari (600-1000 d.C.)

 

Esta compleja pieza textil también está conformada por tres partes, un paño central en doble tela e incrustaciones en brocado y dos piezas laterales estructuradas en urdimbres complementarias, tejido en faz de urdimbre y brocado. Las oposiciones que se observan en el tratamiento, estructuras, técnicas, texturas y color, reflejan la maestría del o los tejedor(es), su dominio de una gran variedad de recursos y su eficacia para distinguir y jerarquizar mensajes. Es un documento donde se definen elementos simbólicos y a la vez se establecen zonas de diferentes lecturas, determinadas por su tratamiento estructural, materialidad y colorido, las que deben actuar en conjunto, dando cuenta de situaciones específicas y relaciones recíprocas. El mantel-altar es testimonio de un orden, de una civilización basada en la capacidad de vincular grupos humanos diferentes, mediante prácticas rituales indispensables para su sostenimiento y reproducción.

 

Si observamos y comparamos los modos de configurar superficies en los textiles de Anni Albers y en el Mantel Altar Moche-Wari, apreciaremos un parentesco en la búsqueda de las tejedoras por expresar textilmente unidades, órdenes, direccionalidad, y aunque en ambos casos no podamos conocer con exactitud el mensaje, sabemos claramente que expresa contenidos con significados específicos para sus autoras.

 

“Los tejidos andinos cuidadosamente elaborados, contienen códigos interpretacionales que interconectan la naturaleza y la cultura. Un tejido puede codificar y expresar; parentesco, ámbito, información celestial y terrestre, flora, fauna, tiempo climático, agricultura, acontecimientos políticos, todo sin fronteras…los lenguajes del tejido  interconectan una cantidad de sistemas codificados.”

 

(Kemper Columbus, 1998)

Mantel altar, paño central en doble tela e incrustaciones en brocado, piezas laterales tejido plano faz de urdimbre y brocado
Cultura precolombina andina Moche-Wari (600-1000 d.C.)

Pieza colección Museo Chileno de Arte Precolombino, Nº 0205
 

Figuras de felinos, en una superficie en damero
Tejido en tapicería, Nasca, estilo prolífero
Pieza colección Museo Chileno de Arte Precolombino Nº 190

En su obsesión por el texto tejido, Anni Albers realizará una sostenida experimentación con el uso de la trama suplementaria, ligada a un soporte en doble tela, que la llevará a desarrollar acercamientos “literales” a una caligrafía textil. Algunas de estas experiencias son: Black and White, 1950, Black-White-Gold, 1950, Haiku, 1961, Code, 1962, Ark Panels, 1962, Intersecting, 1962, From the East, 1963, Under Way, 1963 y Six Prayers, 1966-67. En todas ellas reconocemos la grilla de fondo que regula, ordena, jerarquiza el texto, aún en el que integra con mayor densidad urdimbres y tramas como es el caso de Under Way.

 

Al recorrer la obra de Anni Albers reconocemos la búsqueda creativa de distintos tipos de textos tejidos, materializados por técnicas constructivas diferentes. En cada una de esas vías logramos hacer asociaciones con la textilería andina. Es el caso de Two, 1952, Pictographic, 1953, Red Meander, 1954 y Tikal, 1958, que constituyen experiencias con nexos comunes, que utilizan trazos anchos, recorridos laberínticos, generados siempre a partir de una grilla estructural.

Red Meander, Anni Albers, 1954

Tikal, Anni Albers, 1958

En el primero de la serie, Two, trabaja con dos capas de urdimbre, cuyos hilos poseen pequeñas diferencias de matiz dentro de una misma gama y mínima diferencia de peso visual. Al seleccionar alternativamente grupos de hilos para tramar en la misma proporción numérica, logra una retícula o grilla, donde con dos colores de trama suplementaria genera anchos trazos con hilados de notables diferencias de textura de matiz y peso visual. La manera de definir las figuras nos remite a la representación de felinos en la iconografía de la cultura Nasca y a la vez destacan la autonomía original de Anni Albers. También reconocemos en esta obra, el gusto de inscribir la figura en un formato rectangular, activando la relación de la figura con el fondo, recurso profusamente empleado en textiles precolombinos andinos, ejemplificados aquí con textiles Nasca.

 

La sensibilidad de Anni Albers se relaciona con su dominio de texturas y estructuras, y su capacidad para innovar y experimentar con nuevos materiales, todo ello le dio total independencia para saber identificar los lenguajes íntimos del tejido a telar y dialogar con los tejedores andinos mediando siglos de distancia. Este diálogo queda retratado en el momento que al entrar con su marido Josef por primera vez al Museo Nacional de Antropología de Lima, sorprendidos por lo que veían comentan entusiasmados ¡No estábamos solos!

Asimismo, recorrer la vida y obra de Anni Albers permite saber que su legado nos ha acompañado todo este tiempo, motiva a seguir descubriendo el pasado y el presente de los textiles andinos y compartir su público reconocimiento a los extraordinarios logros de los tejedores en los Andes. z

Esta crónica es un extracto del texto "Anni Albers y sus grandes maestros, los tejedores andinos" publicado originalmente en el catálogo de la exposición  "Anni y Josef Albers. Viajes por Latinoamérica" , Museo Reina Sofía, noviembre 2006, España.

 

Para seguir leyendo sobre Anni Albers:

Albers, Anni. On weaving, Wesleyan University Press, Middletown, Conneticut, 1965.

 

Albers, Anni. On Designing, Wesleyan University Press, Middletown, Conneticut, 1971.

 

Brugnoli, Paulina, Hoces de la Guardia, S., Antonelli A., Jélvez P., Testimonio de riqueza y diversidad de formas de pensamiento tecnológico en los textiles de la Cultura Nasca, en Nasca Museo Chileno de Arte Precolombino, 1996.

 

Fox Weber, Nicholas, Tabatabai Asbaghi, Pandora, Anni Albers, Guggenheim Museum, 1999.

 

Kemper Columbus, Claudette. El discurso humano acerca de la naturaleza. Los procesos de la naturaleza como discurso: el mito peruano precolombino de Cavillaca. Ponencia al Congreso Kay Pacha, University of Wales, Lampeter, 1998.

 

Gardiner Troy, Virginia. Anni Albers and Ancient American Textiles. From Bauhaus to Black Mountain. Published by Ashgate Publishing Limited, Vermont, USA, 2002.

Wortmann W., Sigrid, Bauhaus Textiles, Women Artists and the weaving workshop, Thames and Hudson, Ltd., London, 1993.

Para citar esta crónica:

Brugnoli, Hoces de la Guardia. “Anni Albers y sus grandes maestros, los tejedores andinos”, consultado [incluirfecha] ,   https://www.cronicastextiles.com/annialbersylostejedoresandinos

Crónicas textiles presenta entrevistas, portafolios y episodios del arte textil contemporáneo en Chile.

Proyecto financiado por los Fondos de Cultura de Chile.

Convocatoria 2018

  • Gris Icono de Instagram

Síguenos en Instagram

© 2018 crónicas textiles